consultorio-oftalmo-1

Degeneración Macular

¿Qué es una degeneración macular?

En medicina, degeneración significa pérdida funcional y estructural de alguna parte del organismo.
La mácula es una fina capa de células nerviosas que forman parte de la retina. Capta las imágenes que llegan al ojo y nos permite tener mayor agudeza visual. Es la responsable de nuestra visión central.

Por lo tanto, una degeneración macular es un proceso por el cual se va deteriorando la calidad visual de manera progresiva.

¿Cómo me doy cuenta si tengo degeneración macular?

Los síntomas varían de acuerdo al paciente.
La mayoría de los afectados refieren ver líneas rectas de manera distorsionada, otros ven palabras borrosas cuando están leyendo o, directamente, áreas oscuras o vacías en el centro de la visión.

¿Qué es la degeneración macular senil o maculopatía relacionada con la edad?

En la degeneración macular senil (DMS) o maculopatía relacionada con la edad la retina comienza a perder unas sustancias (llamadas drusas) que se depositan en la mácula. Eso es de causa desconocida y nos va deteriorando lentamente nuestra visión central.

¿Cualquiera puede tener DMS?

Es una patología más frecuente en mujeres, de raza blanca y mayores de 55 años, pero la incidencia es mayor con la edad en ambos sexos. De ahí el nombre de la enfermedad.

¿Qué me puede pasar si tengo DMS?

Existen dos tipos de maculopatías: la llamada seca o no exudativa, que es la más ´benigna´ y la más frecuente. En estos casos, la pérdida de visión puede ser leve o moderada y no conduce a la ceguera.

La maculopatía húmeda o exudativa, en cambio, puede provocar alteraciones visuales más severas y con mayor rapidez. Sin embargo, si bien es más ´maligna´, ES LA ÚNICA QUE SE PUEDE TRATAR, y cada vez con más eficiencia. Cuanto antes se empiece y menos avanzada esté la enfermedad, mejores resultados se pueden obtener.

¿En qué consiste el tratamiento?

La maculopatía húmeda se caracteriza por el crecimiento de vasos sanguíneos anormales adentro del ojo que forman membranas y producen hemorragias que afectan la agudeza visual. Para evitar este proceso hay distintas alternativas terapéuticas: fotocoagulación, terapia fotodinámica, terapia antiangiogénica. Ésta última consiste en la inyección de unas sustancias para que actúen dentro del ojo directamente, deteniendo la profileración de esos vasos anormales. Se trata de un fármaco llamado bevacizumab, utlizado en algunos tipos de cáncer, como el hepático, que demostró excelentes resultados en el tratamiento de esta enfermedad.

¿Es curativo el tratamiento?

NO. Se puede, eventualmente y en los casos mencionados, detener o tratar la enfermedad para que no siga avanzando, pero los daños producidos por el proceso degenerativo son irreversibles

¿Se puede prevenir?

Siendo la causa desconocida, es difícil hablar de prevención. Como en el desarrollo de la enfermedad hay un excesivo depósito de productos oxidativos de células y otras sustancias, se cree que la ingesta de antioxidantes podría prevenir el desarrollo de la enfermedad en pacientes predispuestos. Pero no hay ningún estudio contundente y, en ningún caso, la ingesta de antioxidantes puede revertir el daño visual ya producido.